Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘personal’

Última Sala de Espera.

Último de la sala de espera. Por fin calma, tranquilidad. Yo y canal 40 latino. Un motivo más por el que no tener ninguna plataforma digital en casa.  De fondo el murmullo del aspirador y el motor que combate el sarro y la caries. 

Llegó tarde, con prisa. No tengo esa sensación de sosiego que traía otros días pese a no estar solo en esa sala de espera. 

Vamos continuar con el melodrama sanitario en España pero hoy lo haremos desde otro punto de vista. 

¿Crisis? Creo que si. 

Escenas que suceden una tras otra y que te hacen sentir vergüenza ajena, que te indignan. Si el Ciudadano/Usuario estuviera entrenado, pondría queja tras queja, sin parar, sin piedad y al menos estas cosas se harían públicas y se haría constar la denuncia. 

A los Contratos basura que se nos ofrecen, que no son a jornada completa, pero rendimos en esa jornada lo que los titulares de plazas públicas, que si están a jornada completa, sumamos los contratos que no se dan. Es decir, menos personal, con menos horas de contrato y que rinden lo mismo que el personal a full time. Barato, rebajas, pantalones en los tobillos y pidiendo excusas por dar la espalda. 

De vez en cuando viene bien una huelga de celo. Si las cosas no se hacen bien, no se hacen. Si no se hacen con todas las garantías, no se hacen. Si todo lo protocolizado en el proceso no está disponible, sea personal o material, no se hace nada.  No podemos confiar en que no nos haga falta. En mi trabajo las cosas y las personas no hacen falta, hasta que de repente hacen falta “nao”. 

Siempre ha sido así y siempre lo será. Hay que optimizar recursos. Hay que hacer más con menos dinero que el año anterior. Cada vez se recorta mas.  

El caso es que el recorte presupuestario esta llegando a límites en los que ciertas actividades ya no se pueden realizar. 

Pongamos un ejemplo. Hoy estoy en la consulta del dentista, para que me hagan un empaste. Llego, puntual, a mi hora, en poco tiempo me pasan a la sala. El dentista está solo y no podemos empezar hasta que venga su ayudante. Como no hay presupuesto para contratar uno, tenemos que llamar a uno de la consulta de al lado, con la esperanza de que no lo llamen de la otra consulta mientras tanto. Si yo pago por un servicio, ¿Por que no me lo deben prestar como corresponde? 

En el dentista, no me suceden estas cosas, yo pago directamente por un servicio que se me presta, todo es correcto. ¿Acaso no pagamos todos por la Sanidad que tenemos, indirectamente con nuestros impuestos? No siempre recibimos la mejor atención posible, o al menos no todos recibimos la misma atención de calidad. Lo que si es cierto es que todos pagamos, no escapa ninguno. Los que gestionan el dinero, deben “estirarlo” para dar asistencia a todos. A algunos nos fastidia que se aprovechen de nuestra buena fe, o de nuestras ganas de volver a casa satisfechos con nuestro trabajo, sobre todo cuando no nos corresponden económicamente como deberían. En fin, dejemos estas salas de espera para otro momento. Hoy, cuando escribo esto debo celebrar que tengo contrato por tres meses más, eso si, contrato basura, nada de jornada completa. ¿Cuando acabará esta crisis?

Read Full Post »

Hoy va a ser mas difícil. La cantidad de gente no es tan grande como otras veces en la sala de espera, pero hoy encontramos nuevos elementos perturbadores. Niños. En esa edad inquieta, capaces de correr saltar y gritar a los 4 vientos.  No queda más remedio que encomendarse a  Sennheiser y poner a prueba su capacidad de aislamiento. Gracias a Jobs funcionan. Vaya que si funcionan. 

En la tele siguen sonando las mismas canciones. Eso es lo que me parece más increíble. No, no es una grabación pero lo parece. Por suerte para mi,  la tele en directo es algo que cada vez vemos menos en casa. Prefiero las bondades que me ofrece mi sistema a la carta. Gracias a los Torrents que vienen desde USA y a los Subtítulos veo lo que me apetece a mi ritmo. “Di NO a la publicidad“. 

 

Pero el tema de hoy no va por ahí. Continuamos en la sala de espera. Esta vez me encuentro con este titular : Una mujer es condenada por insultar a un médico, considerado agente de la autoridad por primera vez

 

 

Lo que menos me gusta de esta noticia es lo que veo en los comentarios de la noticia que enlazo. Ello solo demuestra una falta de conocimiento de las procelosas aguas en las que nos movemos los profesionales de la sanidad. Quizá ese sea el efecto buscado por quien impone esa forma de respetar sus condiciones de acceso y uso del sistema sanitario. Que el usuario cargue toda su frustración contra quien lo atiende, no contra el sistema que obliga al profesional a desarrollar su labor en condiciones lamentables. El sistema no es capaz de dar una cobertura aceptable, a medida del usuario. Por ello, culpabiliza al Usuario, que además de usar mal su sistema, agrede e insulta a sus profesionales.

Que sea un delito de mayor o menor envergadura no va a impedir que las agresiones e insultos se sigan produciendo. De la misma manera que las multas y las campañas de tráfico no impiden que nos saltemos de vez en cuando algún semáforo, por que no viene nadie, o que superemos el limite de velocidad, por que total, estamos solos en la carretera.

Sería mucho más beneficioso, para usuarios y profesionales, que los usuarios se entregaran a poner quejas/reclamaciones por escrito cada vez que se detectase alguna anomalía. Las quejas nunca deben ir dirigidas contra personas, si no contra “servicios”. Si la dotación de personal de un servicio es de 2, en lugar de 4, el responsable de que eso sea así no es el profesional que está allí. El responsable es quien no cubre el servicio convenientemente. Evidentemente, quien llega tarde a atenderte es el profesional que está allí, al pie del cañón trabajando. Es tan absurdo, como que te llamaran antes de ir a trabajar para decirte que falta un compañero y que tu eres el encargado de conseguir un suplente.

 

No todos los profesionales sanitarios están amparados igualmente por esta ley, por lo que el personal mercenario, a contrato, como es mi caso, puede ser libremente vapuleado, solo está amparado por las mismas leyes que el resto de los mortales, ya que carece de plaza en propiedad.

 

Quizá en un mundo perfecto, donde un médico de primaria no tenga que ver doce pacientes por hora, pueda permitirse el lujo de dedicar los minutos de ese paciente en tareas como dar un certificado, o incluso escuchar a su paciente y conversar. Muchas veces una buena palabra, hace mucho bien.

En ese mismo mundo perfecto, donde un enfermero pueda decirle a un paciente que está solo en la planta y que tendrá que esperar por que hay otra persona con una necesidad más urgente que la suya. A nosotros nos pagan por priorizar. En ese mundo perfecto donde no fuera delito que yo le dijera al paciente que pusiera una queja por haber solo un enfermero atendiendo una planta con más de 30 pacientes, cuando debiera haber al menos dos.

Un mundo donde todos pusiéramos quejas y reclamaciones y la administración fuera quien debiera responderlas y dar la cara.

Y que narices, puestos a pedir un mundo perfecto…

Read Full Post »

Sala de Espera.

De nuevo en este reducto de tranquilidad, con el suave murmullo de los motores del dentista y del aspirador. Como banda sonora un canal de TV donde pasan siempre los mismos vídeos musicales. Solo aquí soy capaz de encontrar la paz necesaria para escribir. Todos me miran de manera solapada, este tío escribe unos SMS demasiado largos… Sospechoso. Gente preocupada, acojonada, pensando que lo suyo es más urgente, que ellos tienen más dolor y prisa que los demás. Yo mi me conmigo. Lo de siempre. Da igual. Siempre ves lo mismo en las salas de espera. Lo que no termina de entender el personal es que esas urgencias solo lo son para ellos, y que los demás tienen/tenemos las mismas prisas y necesidades. Aquí no hay mas orden que el de llegada, el de la hora de la cita y si hay retraso pues toca esperar o cambiar la cita para otro día. Gritando no se te pasará el dolor de muelas. Gritar no va a hacer que los profesionales hagan mejor y más rápido su trabajo. Quizá yo soy demasiado tranquilo. Quizá yo vea las cosas desde otra perspectiva. Quizá ser yo quien en otras ocasiones tenga que priorizar me haga ver las cosas de manera distinta. Al final lo de postear desde el dentista se va a terminar por convertir en un ritual. Al menos así me obligo a escribir con cierta periodicidad, por que público menos que un podcaster.

Read Full Post »

El Rey Tuerto

Como casi siempre pasa demasiado tiempo entre un post y otro. Últimamente es el trabajo el que mas me preocupa y es el que marca los estados de ánimo y la cadencia de este blog.
Si antes estaba en el turno de noche, ahora estoy en un turno diurno, casi siempre de tardes, de lunes a jueves, fines de semana libres y en casa. ¿Perfecto? Casi. Si tenemos en cuenta el sueldo, que es de 2/3 puesto que el contrato no es a jornada completa. Me acostumbro a no salir demasiado, a gastar poco. Pero no me acostumbro a no trabajar, a ser el único que lo hace en casa. Ver como mi mitad languidece en casa preguntándose si es una buena profesional o no. Esa es la peor parte de esto. ¿Cambiarán las cosas? Esperamos que si.
El paro castiga nuestra casa desde hace meses. En el reino de los ciegos el tuerto es el rey y así es como me siento. Llegados a este punto es cuando uno empieza a plantearse cosas. Pensaba que tras emigrar durante 4 años sería suficiente, que al volver todo sería más fácil. Profesionales formados, con experiencia… pero veo que no. Tras la bonanza de los años pasados, entramos en esta sequía profesional en la que a regañadientes prostituyo mi profesión. Temporalmente y “pa comé” sea. A medio plazo, volveremos a marchar si encontramos una situación mejor para ambos. En un mundo perfecto, de jornadas completas, sueldos íntegros y donde poder animarnos a anidar y continuar con nuestro proyecto de vida.
Si hace tres años nos decidimos a volver a España, para no continuar postergando nuestros planes de vida, hoy volvemos a plantearnos cambios por que vemos que aquí no podremos seguir durante mucho tiempo si se mantiene la situación actual.
El próximo mes se preveen nuevos cambios en los contratos y en la forma de contratarnos, esperemos que sea cierto, esperemos que sea así. Todo este discurso cambia radicalmente en el momento en el que tengamos trabajo.

PD: Las visitas al dentista se están volviendo productivas, de hecho esto es fruto de la sala de espera, gracias a un iPhone.

Read Full Post »

Trabajo nocturno.

Este nuevo contrato me ha traído de vuelta a las noches. Aunque aún no se si seguiré con el mismo turno, esa última semana me ha hecho reencontrarme con los podcast, que últimamente tenía un poco abandonados. No me gusta oír podcast, a mi me gusta escucharlos.

Por eso, me voy a la cama con ellos, a veces el insomnio me hace escucharlos enteros, a veces Morfeo consigue atraparme y me pierdo a los pocos minutos. Antes me iba a la cama con la radio, en aquellos tiempos en los que aún escuchaba radio en directo. Ahora escucho mis programas favoritos en versión podcast sin perder detalle.

Lejanos han quedado ya esos tiempos de ponerme el despertador por la noche, o de aguantar estudiando hasta que comenzaba Turno de Noche, que después se transmutó en La Rosa De Los Vientos, con el Maestro Cebrián. Fuerza y Honor.

Era el momento de aguantar despierto. A veces los temas me interesaban tanto que no cogía el sueño hasta que no terminaba el programa. Otras veces, las más, lo que hacia era preparar mi radiocaset y grababa el programa, al menos 45 minutos, que disfrutaría al día siguiente. Ahora todo es tan sencillo como suscribirse a través de itunes y por arte de magia todo se irá acumulando listo para ser “escuchado”.

Ahora he sustituido la radio en directo o enlatada, por podcast de diversa temática, generalmente friki, pero estoy abierto a todo. Prefiero los podcast, por que si, por que me parecen frescos, por que me parecen de verdad, por que se equivocan, por que se esfuerzan en mejorar su calidad técnica y de contenidos, por que son cercanos.

Me resulta extraño escribir esto, pero “en mis tiempos” para hacer ese tipo de cosas, había que tratar de colarse en alguna radio local, municipal, para poder salir al aire con un programa en el que tratabas de entretener, comentando noticias, haciendo imitaciones, leyendo poesía, hablando de cómics o simplemente pinchando el último vinilo que habías podido conseguir. Pensar en distribuir tu podcast 0.1 a través de  cintas de audio entre tus amigos era inviable, en aquellos tiempos, ya costaba bastante conseguir una cinta donde grabar tu programa. Distribuirlo a gente que no conocías, era totalmente inviable y estaba fuera de nuestro alcance. Ahora que la tecnología permite hacer estas cosas y llegar a la gente de manera mucho más fácil, es cuando me escasean las ideas.

Otros tiempos. Tiempos analógicos. Buenos tiempos. 

Read Full Post »

Feliz Navidad

Aunque tarde, quería aprovechar para felicitaros a todos y deseados una feliz navidad.
Si, el hecho de que una manada de caballos salvajes pasee por el piso de abajo influye en que yo este despierto a estas horas, pese a tener que ir a trabajar mañana.

Salute.

Read Full Post »

Cambios

¿Como decirlo?

Pues no se. ¿Deprimido? ¿Alegre? Confuso, harto, cansado, hastiado.

Mi realidad laboral, se compone de una sucesión, más o menos ininterrumpida en el tiempo de contratos de sustitución acá y allá. Así funciona la Sanidad en Andalucía. Existen tres incógnitas en esta ecuación.  “X” es el Servicio/Centro/Destino (solo está delimitado por la extensión geográfica de la provincia). “Y” es la duración del contrato, nunca sabremos a ciencia cierta cuanto nos durará el contrato, partiendo desde un día a un mes o varios, con suerte; a veces se sabe su duración, a veces se renueva, a veces es una baja y no sabemos por cuanto tiempo. “Z” Es el tiempo de espera, vulgarmente conocido como paro, y desconocemos su duración, pero se relaciona directamente con “Y”.

 Y así, sucesivamente, el resultado de esta ecuación tiende a infinito. 

Mientras todo esto sucede, tengo la posibilidad de conocer muchos sitios distintos, cambiar de compañeros, de pacientes, de jefes. A veces siento alivio, otras veces me apena abandonar un servicio donde me encuentro a gusto, tanto con el trabajo como con los compañeros. Pero poco a poco, vas aprendiendo que no debes crear ningún tipo de apego, por que todo se termina. Siempre que los compañeros se quejan, siempre les respondo que “En peores plazas he toreado”.

Recientemente he podido experimentar como un paciente defendía a capa y espada los cuidados que le proporcionaba su enfermero en el domicilio. Yo lo estaba haciendo mal, así no era. El otro enfermero lo hacía mucho mejor, es más, le explicó a su mujer como hacerlo muy bien. ¿WTF? Dos minutos más tarde, su mujer entró a la consulta, me saludó y me daba las gracias por que todo estaba yendo bien gracias a mis consejos. Si, esos mismos que le di la semana pasada cuando fui a visitarlo y a ver como evolucionaba. No me hizo falta mirar la cara del paciente, se lo había tragado la tierra.

Hoy el día nos ha traído a alguien que no ha superado psicológicamente un problema, consecuencia de un error médico. “Error” que le salvó la vida, pero lo dejó con secuelas. Todo sucedió hace unos años, pero parece que todo hubiera pasado ayer. Legalmente, le dieron la razón y todo el mundo asumió su responsabilidad. Sorprendentemente, los problemas de los que se queja son de los propios de la edad, no de los de “esa” secuela. Hay cosas que simplemente suceden por el paso del tiempo, envejecer lo llaman. No soy capaz de comerme los bocatas que merendaba con la mitad de la edad que tengo ahora, lo mismo que tampoco soy capaz de beber lo mismo, de correr los mismos kilómetros, y no hablemos de la flexibilidad. ¿Por que a veces nos cuesta tanto trabajo pasar página? ¿Simplemente nos resistimos al cambio por que nos da miedo, incluso aunque este pueda ser a mejor?

Tengo muy asumida mi ecuación. Deberán pasar muchos años, hasta que por fin un día encuentre un sitio donde quemarme como profesional, donde poder aprender y especializarme, donde todo sea conocido, donde todos me conozcan y yo a ellos. Un sitio del que sentirme parte, donde pueda implicarme. 

Nuevos servicios, nuevos compañeros, nuevos horarios y turnos. A este paso me jubilaré siendo la eterna joven promesa, como en el fútbol. 

Read Full Post »

Older Posts »